Logo-Ana-Badiola-2
Menú
cinco_mano

5 Reglas de Oro para Comunicar y Emocionar

¿Qué buscas cuando comunicas tu mensaje?

¿Que oigan lo que tienes que decir, que te escuchen, que lo hagan con atención?

¿Deseas sólo esto?

O deseas que además de ser escuchado/a con atención sepas como hacer que este mensaje cale profundamente en el que te escucha.

Que tú sola presencia ya sea un mensaje para los que están esperando escucharte.

Hola, me alegra volverme a encontrar contigo y  te cuento que con este nuevo post he decidido dejarme de tonterías y decirte claramente, que inspirar a las demás personas, a los que te rodean, es POSIBLE. 

Y ¿sabes de qué depende?

De que tú decidas, que tu estilo de comunicación mejore, cambie, sea diferente, brille.

Expandir aún más tu potencial como comunicador/a, es TU DECISIÓN.

Hoy comparto las 5 reglas que no pueden faltar para comunicar y emocionar, 5 reglas que funcionan si las pones en práctica desde hoy. 

Recuerda, no hay magia en esto, hay compromiso, esfuerzo, constancia y mucha práctica.

5 Reglas de Oro para Comunicar y Emocionar.

1. Palabras: 

Las palabras son un elemento importante de nuestra comunicación, construimos el mensaje con palabras.

Y la pregunta es, ¿qué palabras eliges para crear tu mensaje?.

Es aquí donde reside la diferencia entre lo que inspira a una persona y lo que no lo hace o la deja indiferente.

 No es lo mismo comenzar una intervención  diciendo: “estoy hoy aquí para regalaros con ilusión mis aprendizajes, los que me han ayudado a lograr grandes avances en mi vida”.

Que comenzarla diciendo: “Hola, estoy aquí para hablar de 5 reglas para comunicar y emocionar”.  

Cada persona tiene un baúl de palabras llenas de intensidad emocional y también de palabras vacías. En muchas ocasiones todas las personas compartimos la misma intensidad emocional.

Hay palabras que activan la energía, el entusiasmo, la curiosidad, la atención.

Es por esto que si quieres inspirar con tu mensaje, pon atención a las palabras que eliges para comenzar tu intervención, ¿son palabras que activan la atención?, ¿son palabras que activan emoción?, ¿son palabras que encienden la curiosidad por seguir escuchando?

2. Tono y Velocidad:

No sólo de palabras vive el hombre, claro que no, un mensaje pierde fuerza y sentido, aún teniendo buenas palabras si no se acompaña del tono y velocidad adecuada.

¿Y qué es lo adecuado?.

En mi opinión y lo que a mi me funciona, es dar movimiento al mensaje, y esto se hace variando el tono y la velocidad.

Un truco que comparto hoy contigo es que no olvides utilizar los signos de puntuación con los que escribes y utilízalos cuando comunicas oralmente. 

Estos signos de puntuación te ayudan a mantener una velocidad y entonación adecuadas para sostener la atención de las personas que te escuchan, y ademas, ayuda a dejar tiempo a todas las personas para procesar la información que reciben sean más visuales, auditivas o kinestésicas.

¿Por qué es tan importante el tono y la velocidad?

Ya hay  estudios dentro de la neurociencia, que avalan la eficacia de la entonación y velocidad para hacer conexión con las personas que te escuchan.

Nuestro cerebro está diseñado para conectar sin necesidad de palabras.

Cuando nacemos nos comunicamos sin ellas, y es precisamente el tono y la velocidad, la que nos da la pista de si hay calma o ira.

Desde los primeros momentos de nuestra vida nos comunicamos mediante nuestras emociones primarias, y lo hacemos utilizando el tono y la velocidad, para dar la intensidad que necesitamos para recibir protección, alimento, amor, etc.

Si quieres mantener la atención de tu público o de quien te escuche durante el mayor tiempo posible o todo el tiempo, entonces utiliza la entonación y la velocidad como herramientas, no sólo te proporcionarán atención si no ademas te ayudarán a crear esa conexión necesaria para que tu mensaje inspire.

3. Fisiología

Imagina por un momento a un orador hablando durante 15 minutos sin mover su cuerpo.

¿Cuánto tiempo crees que tardarás en irte detrás de alguno de tus pensamientos, trabajo, tareas de casa, recoger niños…?

Albert Mehrabian, profesor emérito de psicología en la Universidad de California, nos ha dejado el valor de la comunicación no verbal.

Descompuso en porcentajes el impacto del mensaje y concluyó que sólo el 7% son las palabras (componente verbal), el 93% es componente No Verbal (actitudes, gestos, movimientos, expresión, mirada), y de este 93%,  el 55% es fisiología y 38% la voz (recuerda el tono, velocidad).

Por tanto tu cuerpo se convierte en una caja de resonancia de tus palabras, en un altavoz de intensidad para que el mensaje tenga un sentido u otro. 

Tu cuerpo se encarga de dar importancia o quitársela a una palabra o una frase.

Por tanto conociendo esto, te animo a que  pongas tu cuerpo en movimiento para que acompañe a tus palabras y darlas vida llenándolas de emoción para inspirar con ellas.

4. Naturalidad

Naturalidad es ser una persona autentica.

¿Qué es ser auténtico?

Auténtico es algo original que no tiene copia, que no imita a nadie.

Autenticidad proviene de la palabra latina authenticus que significa “original” o “que responde a sí mismo”.

Por tanto cuando quieras comunicar y mejorar tu estilo para hacerlo más inspirador, trata de inspirarte en otras personas que te gusten como comunicadores, respetando tu propia esencia, siendo tú, no una copia de tonos, palabras, movimientos de otras personas.

La autenticidad se asienta en ser genuinos, en mostrarnos tal cual somos sin miedos, ni vergüenzas.

Mejorando nuestra habilidad desde quienes somos, de esta forma conseguiremos lo que tantas personas me piden, “Ana quiero parecer más natural”.

¡Atrévete a ser! y deja de parecer.

5. Conexión

Conectar es este gran elemento de la comunicación que a mi tanto me fascina.

Por que cuando conectas con las personas que te escuchan la energía cambia, y comienza una relación breve e intensa mientras cuentas lo que vienes a contar.

Conectar comienza con acortar las distancias, con hacer partícipes a los que están escuchando de ese momento.

De esta forma harás que se sientan parte creadora de esa charla, taller, clase o reunión. Se sentirán que no solo vienen a escuchar si no que son parte de ese momento.

Piensa un instante, ¿qué profesor es del que más te acuerdas?.

Estoy segura que recuerdas a esa persona que daba la clase acercándose a los alumnos, haciendo preguntas de cerca, llamándote por tu nombre, valorando tus respuestas (aunque no fueran las correctas). Esa persona que conectó contigo y tú sentiste que eras parte dinámica de ese momento.

Si quieres que recuerden tu mensaje, y te recuerden a ti positivamente, CONECTA, interacciona, no te sientes detrás de una mesa, baja de la tarima.

Conecta con una mirada amable y una sonrisa que conforte.

Y convierte ese momento en una experiencia emocional positiva. No dudes que inspirarás y te recordarán.

Sin más me despido y deseo que vayas poniendo en practica ese poder que tienes para comunicar y emocionar.

P.D: Si quieres dejarme un comentario sobre el post, sería estupendo leerlo.

 

Formación Online

INSPIRA COMUNICACIÓN

Desarrollo Personal en Comunicación Integral

Inscríbete y comienza a Vivir la Comunicación Diferente

Psicóloga,Coach,Formadora
Lidera tu Comunicación y gestión emocional, para liderar tu vida.

Comparte

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

2 comentarios en «5 Reglas de Oro para Comunicar y Emocionar»

Deja un comentario

18 − 9 =

Búsqueda por categoriás

Populares

Entradas relacionadas

“Desafiando el Caos del Año Nuevo. ”¡Dale la vuelta con Psicología Positiva!”

Comenzamos con esta cita de Martin Seligman “El optimismo es la creencia de que se puede cambiar, mejorar y aprender de las experiencias pasadas, sin caer en la desesperanza.” Vamos a desafiar el caos que nos produce comenzar un nuevo año con estrategia. Se trata de afrontar este nuevo ciclo con la caja de herramientas bien llena, así que ¡vente conmigo!

¡Potencia tu Navidad! Estrategias para cerrar el año con optimismo y vitalidad

La Navidad está a la vuelta de la esquina y quería tomarme un momento para enviarte un mensaje especial.

Como psicóloga, sé que esta época del año puede ser emocionante pero también desafiante para muchas personas. Por eso, quiero compartir contigo algunas ideas para que puedas gestionar este tiempo navideño y cerrar el año con esperanza. ¡Vamos allá!