Logo-Ana-Badiola-2
Menú
Comunicaciónpasiva

5 Pistas para el éxito en la toma de decisiones

Una de las quejas que más me suelen referir en consulta es que las circunstancias o las personas que están en ellas son las culpables de las decisiones tomadas.
Habitualmente esa decisión nunca es la que la persona hubiera tomado.
Tomamos decisiones todo el tiempo, sin embargo muchas de ellas las tomamos para los demás y no para nosotros mismos.
Es por esa incoherencia o disonancia congnitiva que las personas comienzan a sentirse perdidos o arrastrados.
Esa sensación, que en alguna ocasión toda persona tenemos,  de no ser nosotros mismos los que dirigimos nuestra vida.
La pregunta que surge en estas ocasiones es ¿quién toma las decisiones?
Tomamos las decisiones que queremos o decidimos pensando en lo que creemos que será mejor para…
O tomamos decisiones pensando en lo que creemos que es correcto y será aprobado por otros.
Si tuviéramos que tomar una decisión en nuestra vida, y quitásemos las circunstancias y las personas, si sólo dependiera de nosotros, ¿Sería la misma decisión?
¿A quién damos el timón en nuestra toma de decisión?
Cuando nuestra atención está siempre dirigida a lo que no puedo hacer, porque no tengo dinero, no tengo tiempo, no se lo suficiente, no tengo la habilidad requerida, las decisiones que tomas estarán  condicionadas a estos recursos, y de esta forma caminamos por la vida empujad0s/as por esa inercia que parece no tener freno.
Seguramente estarás diciendo ahora, que las circunstancias están y las personas que nos rodean día a día también,  y así es no podemos ponernos una venda en los ojos que nos saque de la realidad en la que vivimos.
Por supuesto yo tampoco quiero que lo hagas porque no sería lo mejor para ti.
Yo desearía que pudieras vivir sin inercia, dirigiendo tu vida porque tomas decisiones coherentes con quien eres de verdad, decisiones basadas en lo que para tí es lo adecuado y no en lo que es sólo adecuado para otros.
De que sirve sentir la aprobación de los demás si tu no te apruebas a ti mismo/a.
 Por eso hoy te ofrezco una forma de caminar en tu vida tomando las decisiones que sean coherentes contigo, con lo que valoras y así ser tú quien dirija tus circunstancias. 

5 Pistas para el éxito en la toma de decisiones

1. Cuando las circunstancias pesen demasiado DECIDE hacia dónde dirigir tu atención ¿A lo que NO está en tu mano cambiar o a aquello qué puedes cambiar con los recursos que tienes en ese momento?
2. Al encontrarte un obstáculo (problema) ¿qué DECISIÓN tomas? ¿te quedas pegado/a al problema, describiendo lo grande y difícil que será superarlo durante días o meses? o por el contrario ¿DECIDES poner toda tu atención en descubrir cómo puedes solucionarlo?
3. En el momento de un error, fracaso, frustración ¿A qué DECIDES prestar atención a, todas tus cualidades o a esas debilidades o límites que crees tener? 
4. Si las cosas no salen como planeaste ¿Cuál es el significado que DECIDES, aprendizaje para mejorar y ampliar mis recursos o me hundo en los fracasos y frustraciones? 
5. En esa situación de crisis que aparece en tu vida DECIDES enfocarte en la mala suerte o DECIDES enfocarla como una oportunidad para descubrir todo lo que eres capaz de gestionar y superar por ti mismo/a.
Si tienes en cuenta estas 5 pistas, quizás podrás comenzar a descubrir…
¿ Qué diferentes serían tus resultados si DECIDES independientemente de las circunstancias y de las otras personas?
Si  quieres vivir esa sensación de ser Tú quien dirige tu propia vida, Toma el  Timón sobre estas DECISIONES.
Como siempre deseo que te guste este post, un abrazo, Ana.

 

Psicóloga y Coach de Intervención Estratégica.

Mi pasión: acompañarte en el viaje hacia tus metas disfrutando juntas/os del proceso.

¿En qué puedo ayudarte?

Solicita información de los Procesos de Desarrollo Emocional

Comparte

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

quince + 15 =

Búsqueda por categoriás

Populares

Entradas relacionadas

¿Por qué el significado de tus palabras crea tu liderazgo emocional?.

“Las palabras tienen un poder mágico. Pueden traer la mayor felicidad o la desesperación más profunda”. Sigmund Freud. Las palabras construyen o destruyen, pero más que las palabras es el significado que cada persona adjudica a sus palabras lo que determina las emociones y decisiones de nuestro día a día.