Logo-Ana-Badiola-2
Menú
Culpable_responsable texto

Culpabilidad: una palabra que trasciende

Culpabilidad vs Responsabilidad

Hoy quiero traerte una emoción que está presente en nuestras vidas más tiempo del que nos gustaría.
Hace un tiempo escribí sobre la asertividad en la comunicación, desde el punto de vista de cómo en ocasiones lo que nos decimos carece de asertividad.
[[Puedes leerlo Aquí. ¿Cuanto afecta la asertividad a mis decisiones y acciones?]]
La culpa es esa parte de Responsabilidad que todos tenemos, y que  duele tanto porque en ella sólo hay “Pesar”.
Es curioso son dos palabras que su significado viene a ser lo mismo y lo único que las diferencia es esa parte que conecta a emociones desagradables.
Cuando aparece la culpa, sentimos pesar, tristeza, frustración, impotencia, abatimiento, creemos que nada está en nuestra mano.
Cuando aparece la responsabilidad, sentimos determinación, motivación, creatividad, gratitud, perdón, nos adueñamos del problema.
Esto es importante porque dependiendo de que palabra decidamos utilizar más, obtendremos unos resultados u otros.
Te explico más detalladamente cual es mi enfoque, y el que a mi me funciona.

Culpa

Cuando cometes un error, te equivocas, fracasas, y las cosas  salen mal, si decides sentir culpa activaras todas esas emociones de frustración, rabia, pesar, impotencia que te llevaran a ese estado en el que no quieres hacer nada o no crees que puedas hacer nada.
Ese estado en el que todas las personas estamos en más de una ocasión, esperando que las cosas se resuelvan solas o con el tiempo, sin buscar opciones o soluciones, y viviendo el día a día desde la ansiedad. La ansiedad por no poder, no saber, no querer, por lo que pudo ser o por lo que me gustaría que fuera y no es. ¿Cuantas veces lo has sentido?

Responsabilidad

Imagínate ahora en ese mismo momento donde hubo ese error, fracaso, y las cosas salieron mal, pero ahora tu decides hablar de Responsabilidad, adueñándote de ese error, fracaso, equivocación, y por tanto decides solucionar, aprender, avanzar.
Decides perdonarte y agradecer tener la oportunidad de desarrollar nuevas habilidades y cualidades, para que ese error no lo vuelvas a cometer.
Vives la vida con ilusión por avanzar y sabiendo que volverás a equivocarte con responsabilidad y no culpabilidad.
¿Qué te parece el enfoque? ¿Qué diferentes serán los resultados si eliges sentirte culpable o responsable?

Por donde comenzar

Es cierto que comenzar a fabricar responsabilidad más que culpabilidad lleva un camino de práctica.
Un camino en el cual descubrir, cuáles son esos filtros que hacen que te sientas demasiadas veces culpable en vez de responsable
Esas certezas que te arrastran a la culpabilidad, haciéndote  sentir mal e inhábil para poder ser dueño/a de tus problemas, errores, decisiones, de tu vida.
Sin embargo hoy puedes empezar ya esa práctica.
Sólo dependerá de ti, de que decidas desterrar de tu vocabulario la palabra culpable, sustituyéndola por Responsable.
Quizás creas que sólo decir esto no bastará, y tendrás razón, no basta.
Sin embargo es por donde puedes comenzar, porque algo que si te puedo decir con absoluta certeza es que las palabras tienen un gran poder.
El poder de activar estados emocionales. 
Así que descúbrete estas semanas, cuantas veces viene la palabra culpabilidad a tu mente, y cómo te hace sentir.
Elige hoy, dar a la culpa un nuevo significado, Responsabilidad, para que tu estado emocional siga fuerte y haga que tus decisiones sean las mejores.
Elige hoy el significado que más te ayude a avanzar.
Como siempre deseo que te guste este post, un abrazo, Ana.

 

Psicóloga y Coach de Intervención Estratégica.

Mi pasión: acompañarte en el viaje hacia tus metas disfrutando juntas/os del proceso.

¿En qué puedo ayudarte?

Solicita información de los Procesos de Gestión Emocional

Comparte

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

dos + seis =

Búsqueda por categoriás

Populares

Entradas relacionadas

¿Por qué el significado de tus palabras crea tu liderazgo emocional?.

“Las palabras tienen un poder mágico. Pueden traer la mayor felicidad o la desesperación más profunda”. Sigmund Freud. Las palabras construyen o destruyen, pero más que las palabras es el significado que cada persona adjudica a sus palabras lo que determina las emociones y decisiones de nuestro día a día.