Logo-Ana-Badiola-2
Menú
7512389

La felicidad viene cuando actuamos para encontrarla. ¿Has pensado en ello?

Para muchos la felicidad es algo efímero, algo que existe todos los días, algo que sólo se da en algunos momentos.

Ser feliz según Aristóteles es autorrealizarse, alcanzar las metas propias de un ser humano.

Según Epicuro ser feliz es experimentar placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento mental y el físico.

Según Karl Marx, desde una alineación económica; “la felicidad es la perfección humana”. Es el propio bien del hombre, es aquello que viene de la ocupación en distintas cosas y no de la pasividad, por lo tanto, es lo que surge del trabajo y de lo intelectual.

Con estos pocos argumentos sobre la felicidad, porque hay muchos más, podemos reflexionar sobre como la felicidad no llega a casa cuando estamos sentados, aunque existan muchos que así lo crean. La felicidad viene cuando actuamos para encontrarla, y para esto tenemos que levantarnos del sofá y salir fuera a buscar esa autorrealización que para cada uno será en un ámbito diferente, trabajo, familia, amigos, viajes, etc.

Según algunos estudios la felicidad viene por tres vías:

  1. 50% de nuestra sensación de felicidad se debe a la genética.
  2. 10% viene determinada por las circunstancias vitales que no podemos controlar.
  3. 40% restante está determinado por nuestro pensamiento, nuestro comportamiento, nuestras emociones, y por tanto es este 40% el que podemos controlar y manejar para conseguir aumentar la felicidad cuando el 60% restante nos falla.

Por tanto está de nuestra mano poder tener sensaciones felices la mayor parte del tiempo, y esto como estamos observando sólo es posible si nuestra Actitud es de búsqueda de esa parcela de felicidad que nos queda a nuestro control.

Con certeza en esta situación de crisis en la que estamos inmersos es difícil sentirnos felices, seguramente mucha gente piense que no hay demasiados motivos para sentirnos bien. Pero ya veis que aunque el 10% que se escapa a nuestro control falle, y nos quedemos sin trabajo, por poner un ejemplo muy actual hoy día en este país, estoy segura que todos nosotros, tú y yo, tenemos algo en nuestra vida que nos haga sentirnos bien. Es a eso a lo que nos tenemos que agarrar fuerte para que nuestra actitud cambie y nos sintamos motivados para seguir adelante.

Según María Jesús Álava Reyes (directora del Centro de Psicología Álava Reyes, y autora La Inutilidad del Sufrimiento y directora de la enciclopedia La Psicología que nos ayudar a vivir) el mejor elemento de motivación interna será nuestra felicidad, y esta felicidad viene de nuestro propio auto-reconocimiento, de aprender a valorar nuestras acciones y de la aceptación de nuestra forma de ser, de sentir y de actuar,y por supuesto de aceptar el momento que nos toque vivir y encontrar en este momento aquello que todavía nos hace sentirnos bien para que nos de la motivación necesaria para levantarnos y seguir adelante.

Comparte

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja un comentario

uno × tres =

Búsqueda por categoriás

Populares

Entradas relacionadas

¿Por qué el significado de tus palabras crea tu liderazgo emocional?.

“Las palabras tienen un poder mágico. Pueden traer la mayor felicidad o la desesperación más profunda”. Sigmund Freud. Las palabras construyen o destruyen, pero más que las palabras es el significado que cada persona adjudica a sus palabras lo que determina las emociones y decisiones de nuestro día a día.